PRESTAR ATENCIÓN


La meditación es prestar atención. Esa es la razón por la que cuando nos
descubrimos tan distraídos al comienzo de cada meditación tenemos que trabajar
con la atención.

2 Si podemos entender realmente a través de nuestra experiencia de la meditación
qué significa atención, entonces podremos ver como la meditación se ajusta a los
más profundos significados y a las más profundas experiencias de nuestras vidas.
Veremos que le da significado a nuestro lugar en el universo, porque el universo es el
resultado de la atención creativa y amorosa de Dios. Nos hemos convertido en lo que
somos, seres humanos, porque Dios nos ha amado, nos ha prestado atención aún
antes de que nosotros supiéramos que existíamos.

3 También significa que en nuestra relación diaria con los demás, somos capaces de
ver en toda otra persona una oportunidad de encontrar a Dios prestándole nuestra
atención y amando a nuestro prójimo como a nosotros mismos.

4 La gente a veces piensa que la meditación es una práctica muy egocéntrica,
egoísta. Estamos contemplando nuestro ombligo, evadiendo nuestras
responsabilidades hacia los demás. Estamos cultivando una especie de espiritualidad
privada. Pero yo creo que cualquiera que haya entendido la disciplina y practicado la
atención de la meditación, si entiende el significado del mantra, entonces se da
cuenta de que al prestar atención a su yo más profundo, le está prestando atención a
Dios y le está prestando atención a su prójimo.

5 Pensemos qué práctica y común es en cierto sentido esta cualidad de la atención.
Entonces comenzaremos a ver como la meditación cambia nuestras vidas. Sólo
pensemos, en algún momento de tu vida tuviste muchas dificultades, tuviste un
problema del que querías hablar. Vas a ver a un amigo, alguien en quien confías y le
dices, “Hay algo de lo que quiero hablar contigo. ¿Puedes escucharme?” Comienzas a
hablar y te escucha. Lo que tú realmente quieres que haga es que te escuche,
simplemente. Con su corazón, prestándote atención. No buscas tanto una respuesta o
una solución. Si esa persona realmente te presta atención, te escucha, cuando se
separen sentirás que tu peso se ha alivianado. Sentirás que has compartido algo del
sufrimiento de tu vida y sentirás que tienes más facultades, más poder, más
esperanza, para solucionar esa situación que te está causando sufrimiento. Si esa
persona a la que le estabas hablando simplemente te dio una respuesta o una
solución, o te interrumpió después de unos segundos y comenzó a contarte algo suyo,
en otras palabras, si fue incapaz de prestarte toda su atención, entonces te irás
sintiendo que realmente no se han conectado. En otras palabras que no has sido
verdaderamente amado.

6 La atención es amor. Cuando prestamos atención, a cualquier persona que sea, la
estamos amando. Cualquier trabajo que hacemos con real atención se convierte en
un acto creativo y amoroso.

7 Nos han amado cuando nos han prestado atención. No es un amor romántico, es el
amor. En un matrimonio se puede vivir con la misma persona día a día, a través de las
rutinas diarias, pero a medida que pasan los años se puede descubrir que se le ha
dejado de prestar atención a esa persona. Entonces de repente se descubre que el
amor ha desaparecido de esa relación. Hacer tal descubrimiento en una relación de
muchos años puede ser una experiencia aterradora, crucial. No sólo se trata de hacer
cosas juntos. Estar en relación, amar a nuestro prójimo, significa que, desde el centro
mismo de nuestro ser, le estamos entregando el don de nuestro ser por medio del
don de la atención.

8 Prestar atención, escuchar realmente, es amor, amar a Dios, amar a tu prójimo,
amar a tu prójimo como a ti mismo. Por supuesto, como todos sabemos, prestar
atención, sacar la atención de nosotros mismos es difícil. Podemos hacerlo durante
un momento corto y después nos cansamos. Es como una banda elástica que se
achica después de estar estirada, cuando volvemos a prestarnos atención y a pensar
en nosotros mismos.

9 Aprender a prestar atención es una disciplina. Es realmente el gran arte de vivir, el
arte de amar. Es por esto que la disciplina de la atención en la meditación nos enseña
a vivir más completamente, en forma más humana.

10 La meditación es prestar atención. Los budistas dicen dejar la mente vacía. La
tradición cristiana habla de de vivir el momento presente, o de practicar la presencia
de Dios. Es lo que Cristo quiere significar cuando habla de permanecer despiertos, en
alerta. Aprender a decir el mantra con atención, aprender a volver fiel y
amorosamente a él cuando nos hemos distraído –es precisamente la razón por la que
la meditación cambia nuestro modo de vivir.

Laurence Freeman OSB
Pasajes de la charla en Singapur
Noviembre 2001

EL CENTRO DE ESTUDIOS UNIVERSAL DE MEDITACIÓN A.C. Página web: https://jcvives.wordpress.com/

Links directos:

JUAN%20CARLOS%20VIVES%20IVARS.gif?display=thumb&width=420&height=420

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: